domingo, 20 de mayo de 2012

Se l'escape

El PSG ganó 2-1, pero el Montpellier también se impuso 2-1 y así Pastore, autor de un gol, se quedó sin campeonato Francia. Una definición para el infarto en la Ligue 1.


"Necesitamos un milagro". Esa frase, muy repetida en el vestuario del Paris Saint Germain, fue la que precisamente no ocurrió en el desenlace de la Ligue 1. El equipo de Javier Pastore debía ganar y esperar a que el Montpellier, puntero a sólo tres unidades, perdiera. Hizo los deberes, pero...

El PSG tenía enfrente al Lorient (Lucas Mareque titular) y supo darlo vuelta. Iba perdiendo con el tanto de Monnet-Paquet, pero llegó al empate por medio de Pastore, quien la empujó después de un rebote. Ese resultado no alcanzaba, pero Thiago Motta estampó el 2-1 definitivo.

En el otro cruce, Montpellier caía con el Auxerre (último y ya descendido) y daba lugar al milagro. Kapo, a los 21' del primer tiempo, puso el 1-0. Pero el líder llegó a la igualdad por medio de Utaka. El encuentro se suspendió por un largo tiempo y en su reanudación, nuevamente el nigeriano puso el 2-1 que hizo que su equipo se consagrara campeón 82 unidades y relegara al PSG al segundo puesto con 79.

En otro de los encuentros, Lisandro López convirtió para el Lyon y Luciano Monzón para el Nice, que se impuso por 4-3. Licha y compañía jugarán la próxima Europa League.


ole

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada