jueves, 15 de septiembre de 2011

El PSG impone su calidad

Paris - Nuevamente el estadio del Paris Saint-Germain fue una fiesta pastoriana. Los hinchas y el crack se están todavía conociendo pero la admiración es reinante.
Mientras que el presentador anunciaba la formación del equipo el público festejaba cada nombre. Cuando dijo Pastore, hubo una avalancha de gritos. “Pastoré, Pastoré” fue el alarido unánime, con acento francés.

El flaco jugó los 90 minutos demostrando una vez más porque es el mejor del Parque de los Princípes (Parc des Princes, como se conoce al estadio del PSG). Esta vez tuvieron que enfrentar al austríaco Salzburgo por la Liga europea. Un equipo que hizo lo que pudo, pero no fue suficiente contra la convicción parisina.

En su posición de armador Javier guió los primeros intentos de su equipo. Muchas jugadas no pudieron ser gol, pero al minuto 35 el PSG se ponía arriba con un penal convertido por Nenê. La fiesta apenas empezaba. Dos minutos después el flaco hizo delirar a los espectadores con dos gambeatadas mágicas que dejaron pasmados a los austríacos.

Motivados por el Flaco, los parisinos acecharon al Salzburgo. Apenas un minuto antes del entretiempo, Mathieu Bodmer hace un golazo gracias a un estratégico pase del turco francés Mevlüt Erding. El equipo partió a los vestuarios con la certeza que eran los dueños del partido, en goles y capacidad.


Nada cambió en el segundo tiempo, y Pastore se aseguró que el PSG no bajara la guardia. El crack argentino estuvo presente en todas las jugadas y sus pases fueron calculados y certeros. En el minuto 67 Jérémy Ménez roba una pelota y convierte el tercer tanto. Todo parecía estar dicho pero a tres minutos de cumplirse los 90, Sekagya descuenta para el Salzburgo.

El referí da cuatro minutos, el tiempo justo para que El Flaco cierre el partido con una jugada brillante pero que la mala suerte no quiso hacer en gol. Será en el próximo partido.

Enviado Especial JavierPastore.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada