lunes, 17 de enero de 2011

Pastore: "Juego para divertirme"





Con apenas 21 años, el argentino Javier Matías Pastore se ha convertido en una de las grandes figuras de la serie A de Italia. Protagonista en el Palermo, y pese a que los grandes de Europa se pelean por él, el 'Flaco' prefiere ir poco a poco. Eso sí, divirtiéndose y jugando libremente como le recomendó su profesor, Ángel Cappa.

Sin embargo, existe un Pastore menos conocido fuera del campo de juego. Aquel que hubiera preferido el dorsal 16, pero que actualmente utiliza el 27 en homenaje a su mamá Patricia, la persona que más le empujó hacia el fútbol desde su silla de ruedas. El jugador que no se desvela por pasar ya a ningún gigante del Viejo Continente y que, desde su lugar, sueña con ganarse un puesto inamovible como socio de Lionel Messi en la Albiceleste de Sergio Batista. De eso, y más, habló con FIFA.com.



Javier, no muchos saben cómo fue que llegó al Palermo. ¿Podría contarnos la historia?
Claro, yo vivía en la oficina de Marcelo, mi representante. Sonó el timbre, abrí la puerta y era Walter Sabatini, el director del Palermo. Recuerdo que me miró sorprendido y me dijo: “Ya me puedo volver tranquilo a casa. Entonces Simonian es tu representante. En Italia cada uno me cuenta una historia distinta”. Nos sentamos los tres, me mostró videos y me contó el proyecto. Hablamos de la ciudad de Palermo, la isla de Sicilia… cuando se fue, yo estaba muy entusiasmado. Marcelo me dijo: “Vamos a hacernos los difíciles, ¡pero nos vamos para allá!


¿Qué conocía del Calcio y de la Serie A?
Miro desde chico los partidos del Calcio. Me pareció siempre una liga muy interesante, y ahora tengo la suerte de poder jugar en ella. Para mí es el campeonato más exigente del mundo, se juega en espacios muy reducidos.

Rápidamente se ganó la confianza de Diego Maradona, quien lo confirmó para la Copa Mundial de la FIFA en Sudáfrica. ¿Cómo se enteró de que viajaría con el equipo?
Me llamó él mismo por teléfono y me lo dijo. Fue sencillamente impresionante.

lo definió como un “maleducado” del fútbol...
Yo juego así, para divertirme, como me aconsejó en su día Ángel Cappa. Y creo que si me sigo divirtiendo con lo que hago, seguiré creciendo. Ese es mi propósito. El fútbol me lo tomo como un trabajo pero también como un juego. No tiene sentido sufrir.

¡Lo mismo dice Lionel Messi!Me alegro en coincidir con su filosofía. Pero lo divertido es jugar a su lado. Somos parecidos fuera del campo, tímidos los dos, pero cambiamos en el césped.

Usted dijo que jugar con él es como tener a cinco futbolistas al lado, ¿verdad?
Absolutamente. Lio es el mejor jugador del mundo y mejor persona. Jugar con él es como tener cinco compañeros al lado. Es un jugador distinto, te resuelve una jugada o te da un balón cuando el contrario no se lo espera.

¿Qué puede decirnos de la llegada de Sergio Batista a la selección?
Tiene un estilo diferente al del Diego, ambos son muy buenos técnicos. Quizás el juego de Batista sea un poco más parecido al que hacíamos en Huracán, lo que no deja de beneficiarme.

Con Messi en el equipo, ¿la idea es tratar de emular al Barça?
No, para nada. Jugamos como Argentina y punto. No se puede pedir que hagamos lo mismo que en el Barça donde Lio lleva diez años jugando con sus compañeros. Eso sí, tratamos de juntarnos y jugar la pelota como hacen ellos. Ese es el fútbol en que Messi se encuentra a gusto y saca lo mejor de sí.

Dadas sus características de juego, ¿cuál cree que sería el mejor fútbol para demostrarlas?
No creo que tenga que ver con la Liga, sino con uno mismo. En Argentina y en Italia se juega de una manera muy diferente y me gustó jugar en ambas. Me siento cómodo y eso es muy importante. Cuando te diviertes en la cancha, lo disfrutas, y eso hace que el divertimento se traslade a la grada, a los aficionados. Se trata de disfrutar sin importar el lugar del que se trate.

Zamparini, el Presidente del Palermo, dijo que usted costaba 60 millones de euros y que era mejor que Messi...
El presidente me quiere y me valora mucho, pero Lio sólo hay uno, él es el mejor del mundo. Yo intento hacer lo mío lo mejor posible.

Argentina no alcanzó el objetivo en Sudáfrica 2010, pero luego goleó a España y se impuso a Brasil en amistosos ¿Qué tan importantes son esos resultados?
Uno no le gana al campeón del mundo todos los días, y a Brasil no se lo derrotaba hace tiempo. Fueron dos triunfos de prestigio que nos ayudan a recuperar nuestra propia estima. Ahora falta que seamos capaces de reeditarlo en la Copa América en casa.

Defínase como futbolista. ¿A quién cree qué se parece?
Los medios y la gente me comparan con excelentes jugadores. ¡Están un poco locos! (ríe). Me falta mucho por aprender y demasiado camino por recorrer para llegar a parecerme a ellos.

Pero debe tener sus referentes, ¿verdad?
Mi referente es Kaká. Siempre traté de emularle, hacer las mismas cosas que él, pero no puedo decir que me parezco. Es un jugador excepcional y muy completo. De chico seguía al Príncipe (Enzo) Francescoli y en Argentina me gusta mucho Juan Román Riquelme. 

¿Cómo fue que conoció a Riquelme?
Lo admiro mucho, es una gran persona. Lo pude conocer personalmente cuando tenía 15 años y fui a probarme al Villarreal. Entrené cerca de él y hasta me saqué una foto. ¡La conservo como un tesoro!

Si tuviera que explicar a un aficionado del fútbol cómo es Javier Pastore, ¿qué le diría?
Soy un jugador al que le gusta ir para adelante, que le gusta llegar a portería, que siempre está intentando hacer cosas. Y que intenta aprender cuando no tiene la pelota. Estoy ayudando también a recuperar el balón, a ayudar en el 'pressing' y en defensa.

Al margen de lo futbolístico, ¿le costó adaptarse a Italia?
No fue tan difícil, aunque cuesta estar lejos de mis amigos y la gente que quiero. Si bien mi familia me acompañó en todo momento, sí se me complicó un poco. El idioma es todo un tema, pero se aprende. Las costumbres también. Amo a Argentina, pero Italia me gusta mucho.

¿Hasta dónde puede llegar?
Estoy tranquilo, me están saliendo las cosas y estoy aprendiendo muchísimo. Creo que voy por el camino indicado, aunque quiero seguir mejorando. Tengo 21 años, y aquí en el Palermo estoy tratando de ir paso a paso.

Fuente:http://es.fifa.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada