domingo, 17 de octubre de 2010

Palermo 4 - Bologna 1 (Gol de Pastore)

El volante cordobés, figura del Palermo, marcó el primer gol de su equipo en la victoria por 4-1 sobre Bologna. En su festejo se acordó del Día de la Madre




Se cansó de homenajearla con la pelota en los pies. Patricia ya se merecía algo más que el resto. Al menos, en su día. Entonces, Javier no lo dudó y, más allá de lo trillado del recurso, después de romperle la red al pobre Viviano, arquero del Bologna, a ella le rompió el corazón con su camiseta interior escrita a mano. “Feliz día, madres”, se dejó ver una vez que abrió la goleada del Palermo con un golazo desde afuera del área que piropeó al ángulo. Lo de Pastore ya no es la historieta del joven cordobesito que está aprovechando sus 15 minutos de fama en Europa. Lo de Pastore es pura realidad. ¡Mamma mía! ¡Qué jugador!

A los 17 minutos, antes de levantarse la pilcha rosa a la altura del pecho, levantó la cabeza y la puso arriba, en un rincón. Golazo para abrir un juego que pintaba duro frente a los bologneses en el Sur. Lo de Javier ya no era cuestión de mero tiqui tiqui. No hay medio italiano, no hay oponente, que no juegue con él a las comparaciones. La última, la mejorcita, no habla de Maradona (quien lo calificó como un “maleducado del fútbol”) sino que lo pone a la par de un tal Zinedine Zidane. El tema es que además de su poderosa gambeta hacia delante, el cordobés de San Roque (Córdoba, algo más de 1.000 habitantes), encontró el gol…

Los números juegan a favor del ex Talleres y lanzado a la fama por Angel Cappa. En la primera temporada en el Palermo, la 2009/10 (firmó por diez millones de euros hasta el 2014), el pelilargo le convirtió al Bari, al Genoa y al Chievo. Es decir, tres goles. En lo que va de la 10/11, ya lleva cuatro por el Calcio (Brescia, Juventus, Fiorentina y, hoy, Bologna) en siete partidos, y un quinto ante el Maribor por la Europe League.

Con un Mundial en el hombro (sumó 42 minutos entre Grecia, México y Alemania en Sudáfrica), con un gol a Cataluña con la Celeste y Blanca en el Nou Camp, Javier abrió la cuenta y le dio pista a sus compañeros (como el ex Boca, Ezequiel Muñoz, quien jugó todo el partido), quienes colaboraron para el 4-1 final: Ilicic, el chileno Pinilla y Bacinovic (descontó Di Vaio). A los 40’ST, Pastore salió por Matía Kasani para el aplauso de todo el estadio Renzo Barbera.
Fuente:Ole

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada